Ame a los jóvenes bien en tiempos de distanciamiento social


La mayoría de nosotros podemos recordar la primavera de nuestro último año de preparatoria: el baile, las fiestas y la culminación con la graduación. La primavera de nuestro último año de preparatoria es tan única que se le conoce como el mal de la senioritis. La mayoría de los estudiantes de último año la contraen en abundancia, mas luego se recuperan en la época de su introducción a la vida postpreparatoriana.

Hoy los jóvenes enfrentan un virus real: Covid-19. Si ama a un joven, puede notar ciertos ‘síntomas’ de comportamiento. Tal vez le ha sugerido el antídoto de que deje de centrarse en sí mismo y vea las necesidades de los demás en este mundo. En un sentido amplio, usted tiene razón en su prescripción, pero el propósito de este artículo es pensar con más profundidad en la realidad de nuestros jóvenes en esta época de trastornos.

  1. La muerte de sus sueños: por años han soñado con el último juego en el campo de su preparatoria, el recital de primavera o el día de la entrega de premios a quienes han estudiado diligentemente. Esos sueños se han esfumado, y ahora están tratando de entender cómo superar esa pérdida. El luto es un proceso, y todos lo enfrentan de manera diferente.
  2. La pérdida de su movilidad. Uno de los momentos de mayor celebración en la vida de los jóvenes es cuando obtienen su licencia de conducir. ¡Es el cumplimiento de su más grande deseo de independencia! Ahora enfrentan esta pérdida debido a ordenanzas municipales. El miedo de quedarse en casa 24/7 se ha hecho realidad.
  3. La confrontación de la mortalidad. Los jóvenes son conocidos por su falso sentido de invencibilidad, pero sus conexiones con los medios sociales hacen imposible que escapen de la realidad de aquellos que enferman y mueren. Es posible que no crean que puede ocurrirles a ellos, pero entienden que podría ocurrirles a miembros mayores de su familia. Sin una comprensión fuerte de fe y espiritualidad, es aun más alarmante.

¿Qué pueden hacer los adultos para ayudar?

No minimice su dolor

Anímelos a hablar de sus sentimientos cuando estén listos para hacerlo. No les diga cómo eran las cosas en su época. Escuche cómo se sienten.

Comparta verdades teológicas

No, no es la voluntad de Dios que las personas se enfermen y mueran. Es el resultado de vivir en un mundo caído. Él sabe todo lo que sucede, y el corazón de Dios se quebranta junto con el nuestro.

Ayúdelos a disminuir su frustración

Nuestra frustración puede definirse como la brecha entre nuestras expectativas y nuestra realidad. Ayúdelos a determinar maneras de reducir esta brecha y reducir la frustración. ¿Cómo podemos disminuir las expectativas en estos tiempos? ¿Podemos elevar el nivel de su realidad a través de diferentes actividades o conexiones que hacen que cada día sea más llevadero?

Anímelos, pero no haga promesas que no pueda cumplir

Las cosas pueden empeoran antes de mejorar.

Propóngase que cuando ellos vean en retrospectiva y recuerden esta época de sus vidas, que sea una en la que caminamos a su lado, en lugar de tratar de corregir cada imperfección de su perspectiva. ¿Quién sabe? Podríamos hallarnos en “tierra santa” en estos tiempos. No crujamos los dientes, sino “aprovechemos lo mejor de cada oportunidad” (Efesios 5:16).

Read more articles in: es covid 19,