Proseguir en tiempos de caos


Aunque la frase "Manténgase en calma y prosiga" ha resurgido en popularidad en años recientes, comenzó como un póster de motivación del gobierno británico procurando fortalecer la moral del pueblo en preparación para las dificultades inminentes de la Segunda Guerra Mundial. El mensaje es uno profundamente arraigado en las Escrituras. Por toda la Biblia, Dios le recuerda a Su pueblo a ser fuerte y valiente, a tener paz en tiempos difíciles, y a mantener la calma en Él y en la obra de Sus manos poderosas y fieles (Josué 1:9; Juan 14:27; y Romanos 8:28, así como muchos, muchos otros pasajes).

En estos tiempos caóticos, los seguidores de Cristo hacen bien en recordar las promesas de Su Palabra y el testimonio de Su fidelidad. Por esta razón, nosotros (más que otros) continuamos con la vida y la fe como faros de verdadera esperanza y vida. Permanecemos en calma en las tormentas del caos porque conocemos a Aquel que sostiene el futuro y el presente.

Ciertamente, seguimos la sabiduría de la buena salud e higiene, y ejercemos buena ciudadanía al hacer nuestra parte para impedir la propagación del virus. También ejercitamos nuestra fe a través de la oración, la paz, la bondad, y la generosidad. Nos ocupamos de nuestros vecinos y los vulnerables que Dios ha puesto en nuestro camino y nuestra comunidad. Compartimos nuestra fe y nuestros recursos para satisfacer las necesidades que encontramos. Una parte importante de esto son las necesidades continuas de nuestras iglesias y sus ministerios al continuar ofrendando fielmente y exhortando a otros a hacer lo mismo, recordando que el ministerio y las necesidades de la iglesia continúan. Haga clic aquí para un recurso respecto a plataformas para ofrendar en línea. 

En 2018, mi comunidad en Stephenville sufrió una severa tormenta de hielo que arrasó con árboles y casas en nuestro pueblo y el condado. Debido al clima, perdimos dos servicios de adoración en cuestión de semanas. Nuestras oportunidades de ministerio, sin embargo, aumentaron al hospedar a múltiples equipos de motosierras de los Hombres Bautistas de Texas durante casi un mes. A través de las ofrendas sacrificadas y fieles de nuestra congregación, pudimos satisfacer con las necesidades regulares y oportunidades de ministerio adicionales que Dios ponía a nuestro alcance. Este compañerismo fue un verdadero testimonio de "Mantengan la calma y prosigan", porque nuestro Dios es un Dios maravilloso, evidente en las muchas decisiones por Cristo que ocurrieron durante este tiempo.  

He pensado mucho en mi iglesia durante esta semana (Valley Grove Baptist Church en Stephenville). Su ejemplo de fidelidad al laborar y ofrendar en tiempos difíciles me mueve a hacer lo mismo en los tiempos tumultuosos y difíciles en los cuales vivimos. Este testimonio no es solamente el testimonio de una iglesia--¡es el testimonio de los Bautistas de Texas! Estoy seguro de que los Bautistas de Texas enfrentarán este tiempo de prueba con paz y generosidad una vez más.

Read more articles in: es covid 19,