5 sencillas actividades en que las iglesias pueden involucrarse mientras sus puertas están cerradas


Ronald Session sirve como pastor de la Shiloh Church en Garland.

Mientras las noticias sobre la pandemia global continúan cambiando, vemos un aumento en las restricciones con respecto al número de personas en reuniones. Todas las iglesias han sido afectadas. ¿Cómo puede la iglesia ser efectiva cuando se le ha prohibido a sus miembros reunirse? La familia de la fe tiene una gran oportunidad de demostrar el amor de Cristo en uno de los tiempos de más prueba en la historia contemporánea. Consideremos cómo podemos tener un impacto en esta época de temor y desesperanza.

1. Continúe compartiendo su fe

Una de las primeras cosas que podemos hacer es continuar compartiendo nuestra fe en nuestras comunidades. Los miembros de la iglesia pueden seguir los mandatos y recomendaciones de las autoridades sin quejarse ni criticar. Se han establecido restricciones por el bienestar de nuestras familias y vecinos. Los cristianos debemos poner el ejemplo al obedecer a las autoridades. El apóstol Pablo nos recuerda en Romanos 13:1-2 “Sujétense a las autoridades”. La cooperación en esta temporada servirá de testimonio de nuestra fe cristiana.

2. Satisfaga necesidades básicas

Segundo, las iglesias pueden ser siervos líderes. Algunas personas en casi todas las comunidades aún tienen necesidades básicas insatisfechas. Durante este tiempo de incertidumbre y compras impulsivas, existen algunos entre nosotros que no pueden satisfacer sus necesidades básicas para sobrevivir este brote viral. En muchos casos, las personas han tenido que subsistir sin lo necesario por la escasez, o porque han quedado desempleados repentinamente y sin previo aviso. Esta es una oportunidad de oro para que la iglesia provea necesidades básicas a fin de aliviar las necesidades. Al alimentar y proveer alimentos, artículos de baño y otros artículos que escasean, la iglesia extiende el amor de Cristo en muchas maneras significativas en tiempos en que las personas necesitan la certeza de que Dios no los ha abandonado.

3. Comparta a Cristo

Otra cosa que las iglesias pueden hacer es guiar a otros a entregar sus vidas a Cristo. Debido a las medidas de distanciamiento social, las personas tendrán más tiempo de introspección y sin duda se harán preguntas. Las iglesias que han sido entrenadas y preparadas para una oportunidad de compartir su fe, ahora tienen una audiencia cautiva. Tener un plan y ser intencionales a fin de llevarlo a cabo puede resultar en fruto para el reino. Incluso esto es parte de la providencia de Dios en acción, lo que le da a la iglesia una oportunidad de compartir de Cristo con personas que no tienen una certeza de sus destinos.

4. Anime empoderando

Las iglesias pueden ser la voz que anima al proveer información pertinente de manera creativa. Tomar tiempo para dar consejos, informar de recursos disponibles y compartir ideas creativas para ayudar a que los padres lleven a cabo la tarea de educar a sus hijos puede ser lo que las personas necesiten para sentirse empoderados en estos tiempos. Si ya usa usted las redes sociales, tome tiempo para compartir información útil que pueda aliviar el estrés. Así le da a la comunidad la oportunidad de explorar su plataforma, en donde pueden encontrar información de su interés y así abrir el camino para compartir con ellos en el futuro.

5. Discipulado para familias

Tal vez el ministerio prospecto más emocionante en estos tiempos no ocurra en la comunidad sino en el hogar. Las iglesias pueden ser estratégicas cuando planean mientras la comunidad congregada se convierte en una comunidad esparcida. Si se tienen materiales para que la familia entera estudie y se involucre, eso puede ayudarlos a enfocarse en el discipulado familiar. Cada cabeza del hogar puede guiar a su familia en oración y el estudio enfocado de la Palabra de Dios, en juegos divertidos y actividades que inviten a la participación de todos. Las familias pueden compartir esta información con otros que son nuevos en el área, con los que están buscando una familia en la fe a la cual unirse o no tienen una relación personal con Cristo.

Estas son algunas sugerencias para despertar su imaginación. Usted puede encontrar muchas maneras de continuar la obra de Cristo aun si no puede congregarse. Dios le ha dado a nuestra generación recursos y acceso para satisfacer las necesidades de un mundo desesperado por medio de una palabra de esperanza.

Read more articles in: es covid 19,