La PIB de Kaufman celebra un servicio de adoración por radio y en el estacionamiento


El 22 de marzo, muchos automóviles llegaron al estacionamiento de la Primera Iglesia Bautista de Kaufman, tal y como ocurre cada domingo. Sin embargo, en vez de bajarse del auto y dirigirse a la iglesia, la gente se quedó en ellos y encendió sus radios. La PIB de Kaufman celebró su primer servicio de adoración por radio y en el estacionamiento en respuesta a las restricciones sobre las reuniones públicas que fueron emitidas como consecuencia de la propagación del COVID-19.

Brent Gentzel, pastor titular, explicó que el servicio en el estacionamiento fue una oportunidad única para los fieles, pues pudieron adorar en el mismo lugar en el que comúnmente lo hacen, y al mismo tiempo pudieron hacerlo en un ambiente seguro. Se armó un escenario en una colina adyacente al estacionamiento en el que el grupo de adoración tocó música y Gentzel predicó. Los participantes se sintonizaron a la radio en sus automóviles, y pudieron ver las letras de las canciones en el app de la iglesia en sus teléfonos.

“Siempre es un momento de mucho gozo cuando el pueblo de Dios se reúne, y creo que este domingo en particular fue un día de especial gozo…He predicado en muchos lugares y contextos diferentes, y pude sentir en verdad la presencia de Dios”, comentó Gentzel.

Gentzel utilizó la ocasión para recordarle a la congregación que la continua presencia de Dios está con ellos en estos tiempos de restricciones por el COVID-19, y dio comienzo a una nueva serie de sermones titulada “La gran reinicialización”. Esta serie se enfocará en sacar el máximo provecho de esta época de trastornos y en usarla como un llamado a despertar que nos lleve a ponerle fin a los malos hábitos espirituales y dar comienzo a buenos hábitos.

“En toda crisis siempre hay oportunidades adicionales para crecer”, explicó Gentzel. “En este caso, puede ser una oportunidad para reinicializar y repriorizar. Si usted sabe que debe ser una mejor persona de lo que es y romper algunos viejos hábitos, esta es la gran oportunidad para hacerlo”.

Además de recibir sustento espiritual, los participantes en el servicio del estacionamiento tuvieron la oportunidad de ver a sus amigos y saludarse unos a otros a través de las ventanillas de los automóviles. Estas pequeñas, pero muy necesarias interacciones, constituyeron maneras importantes de animar a la gente que está luchando con el aislamiento, y era uno de los objetivos que la PIB de Kaufman esperaba alcanzar cuando comenzó a organizar este tipo de servicio de adoración.

A fin de transmitir el mensaje por medio de la radio, la iglesia tuvo que seguir algunas reglas importantes. Para las iglesias interesadas en la transmisión de sus servicios de adoración por medio de la radio, Gentzel explicó que la parte más importante del proceso consiste en asegurarse de que la iglesia encuentre una frecuencia de transmisión disponible y que no interrumpa ninguna de las transmisiones ya existentes, lo cual constituiría una violación de los protocolos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés). Gentzel advirtió que esto puede ser más difícil de lograr en ciudades más grandes. La transmisión debe además restringirse en su alcance a las instalaciones de la iglesia. A fin de alcanzar a aquellos que no pudieron asistir en persona, el servicio fue además transmitido en el sitio web de la iglesia.

En su primero domingo de servicio de adoración en el estacionamiento, la iglesia celebró un servicio de gospel sureño, seguido de un servicio contemporáneo. Debido al éxito obtenido, se planea ofrecer además un servicio en español comenzando la siguiente semana. Estos servicios continuarán mientras continúen siendo seguros y gocen del permiso de las autoridades.

Read more articles in: es covid 19,