He aquí, Dios está haciendo algo nuevo


Michael Evans sirve como Presidente de los Bautistas de Texas y Pastor de Bethlehem Baptist Church en Mansfield.

Una vez más, nuestro Dios nos ha permitido el privilegio de esparcir el espíritu de esperanza en medio de condiciones urgentes y tiempos de incertidumbre. He preguntado a personas mucho mayores que yo si han pasado por un tiempo cuando las puertas físicas de la iglesia hayan estado cerradas. La respuesta que he estado recibiendo de estos octogenarios es "No". Sin embargo, ninguno de ellos expresó el temor de que "el fin se acerca". Muchas personas están en un dilema, y sus rutinas diarias están siendo interrumpidas por un enemigo que no pueden ver.  

Como pueblo de fe, hemos estado predicando y enseñando que el verdadero enemigo es uno que no podemos ver con nuestros ojos humanos. El verdadero enemigo de la humanidad es espiritual en naturaleza y la Palabra de Dios ha revelado ese hecho a nosotros por medio de los escritos inspirados del apóstol Pablo.

Efesios 6:12 (NVI) Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.

Ahora tenemos la oportunidad de usar esta crisis para sacar provecho evangelístico. Pocos pueden negar que el Coronavirus o COVID-19 es invisible a simple vista. Es un enemigo que es un peligro claro e inminente a la vida como la conocemos. Ahora es el tiempo para que los cristianos estén en la ofensiva, y compartan las verdades del evangelio con las masas sin esperanza que están siendo confrontadas con su mortalidad.

Aunque las personas están en casa, literalmente cautivos, podemos usar nuestras plataformas de redes sociales para exhortarles a encontrar su esperanza en Cristo nuestro Salvador y Soberano. La tecnología moderna nos ha acercado, y podemos comunicarnos con nuestros amigos, familiares, y miembros de la iglesia como nunca. Ahora, por primera vez en la historia moderna, los miembros de nuestras congregaciones pueden invitar a sus familiares y amigos a unirse a ellos en adoración sin importar su localización o proximidad.

Literalmente, miles de personas pueden participar en teleconferencias gratis que pueden ser transformadas en "sesiones virtuales de oración", simplemente con marcar en el teléfono. La maravilla de Facebook, YouTube, Instagram TV, por mencionar algunos, puede unir a las congregaciones mientras las personas permanecen en la comodidad de sus hogares.

Creo que Dios está haciendo algo nuevo con nuestras iglesias, los miembros de nuestras congregaciones, y la Iglesia universal. Al igual que los octogenarios con quienes hablé acerca de la crisis actual, no creo que el fin esté cerca. Creo que éste es el principio de una nueva fase en la vida de la iglesia. Sabemos de lo que conocemos de las Escrituras que la iglesia no es nuestros edificios de ladrillo y cemento. La verdadera iglesia reside en el corazón de cada creyente en Jesucristo como nuestro Salvador y Señor. ¡Tenga ánimo, somos bendecidos con estar vivos y ser parte de lo nuevo que Dios está haciendo por medio de Su Iglesia, y ésa es "usted"!

Read more articles in: es covid 19,